Aunque usualmente no suelo escribir sobre sucesos mundiales, porque creo que la información que ponemos a disposición de los demás, si no es bien entendida puede generar ansiedad o angustia en las personas y esto es algo en lo que no quiero contribuir de ninguna manera, mi postura siempre ha sido mandar hacia afuera los significados más positivos o de alta vibración posible buscando impulsar pensamientos constructivos y propositivos que puedan ser generadores de acciones en beneficio propio y de los demás.

Lo primero que es bueno entender es que cada suceso en nuestro entorno provoca un impacto que va a mover cosas: Nuestras creencias, actitudes, valores, afectos o visión de vida, etc. Es decir, evolucionamos y nos transformamos en función a las situaciones que vivimos. Partiendo de este punto esencial lo que sigue entonces es preguntarnos: ¿Para qué está sucediendo este proceso tan restrictivo de confinamiento y aislamiento? Y… ¿Qué nos quiere decir o a que cambios de pensamiento nos quiere llevar?

Cada situación o vivencia en nuestro entorno nos trae:

  • Un Aprendizaje:
  • Una desprogramación:
  • Un escenario: Maestros y situaciones

En la búsqueda por encontrar respuestas a lo que estamos viviendo este marzo 2020 y lo que sigue por ser transitado durante abril y mayo, el simbolismo numerológico es tan significativo y revelador como siempre lo ha sido para los que somos seguidores de esta técnica. Revisar la energía numérica activa a través del ciclo numerológico de tiempo nos muestra la tendencia que seguirán los hechos y nos aporta información valiosa para poder entender y cooperar con el proceso.

¿Cómo se relaciona esto con el Año 4 (2020)?

El número 4 se asocia directamente en lo externo con nuestro planeta tierra, las 4 estaciones, los 4 puntos cardinales, nuestras raíces, nuestra patria, nuestras estructuras políticas, sociales, geográficas. Y en lo personal o interior el 4 se relaciona con la materia, nuestra ubicación en el espacio (casa, oficina, ciudad, etc.), nuestro presente, el conjunto de límites que nos definen (que hacemos y como lo hacemos), nuestro cuerpo y por lo tanto nos habla también de nuestra salud física.

Para algunos son los límites que debemos derribar, porque se han vuelto obsoletos y solo así se podrán empezar a edificar nuevas bases y cimientos. Así que podríamos decir que bajo la vibración del 4 se establece un proceso de metamorfosis donde algo tiene que morir para dar paso a lo nuevo. Este sentido de muerte y resurrección es parte importante de la sensación de duelo y perdida que todos estamos experimentando en este tiempo.

El Año 4 entonces es el encargado de proponer la nueva estructura y la única forma que tiene para hacerlo es en función a sus cualidades y características: Período esforzado, trabajoso, restrictivo, donde se pone a prueba la solidez del piso que nos sostiene y la firmeza de nuestras estructuras.

Entendiendo el Ciclo Numerológico de este Año 4 – 2020

MARZO – MES 7Tiempo de observar nuestra creación y reflexionar acerca de lo que hemos construido.”

La enseñanza de Marzo: Llegó el momento de enfrentarte con tu verdad. La llegada de la “confusión” para poder ir en busca de la “Claridad y el entendimiento”.

Año 4 (El correcto orden de la vida) / Mes 7 (La auditoría y el juicio)

La energía del número 7 activa en marzo del 2020 llega como la fuente de todos los cambios y nos impulsa a cuestionarnos sobre la escala de valor que hemos establecido en nuestra vida en relación a lo que consideramos importante.

Marzo llega a mostrarnos con claridad las estructuras que aún nos controlan y que impiden el crecimiento de nuestra consciencia.

El Mes 7 dentro del ciclo numerológico es el mes de la ‘Auditoría’, el maestro severo que llega a revisar tu avance y a proponerte que hagas consciencia sobre lo que has estado construyendo, lo bueno es premiado y lo malo se ve expuesto para ser reparado o desechado, así que es muy característico de la energía de este mes provocar procesos o situaciones fuertes que te lleven a asumir la responsabilidad de tus acciones y a enfrentar sus consecuencias.

Se hacen presentes procesos restrictivos de confinamiento y aislamiento que ahora no comprendemos pero que tienen un propósito que a la larga agradeceremos. Ya que nos mostraran de forma tajante el exceso de responsabilidad o el exceso de irresponsabilidad con el que venimos asumiendo nuestra vida. Para que reconsideremos y nos replanteemos una nueva estructura de vida.

Asi pues, llego el momento de re-plantear, re-estructurar, re-acomodar y perfeccionar nuestros modelos obsoletos, estamos en Año 4, por lo tanto la clave -> es el correcto orden de las cosas, buscando un estilo de vida mas acorde a tu esencia la que se ha venido perdiendo en la carrera pro buscar éxito en lo material, el Mes 7 viene a recordarnos que también tenemos un sentido espiritual que necesitamos integrar.

Durante la energía de marzo serás enfrentado a darte cuenta de lo que realmente esta pasando como resultado de tus acciones.

 

ABRIL – MES 8Los límites se derrumban liberándonos de aquello que nos somete”

Quitando los límites que ya no son sanos e impiden nuestro crecimiento, para construir nuevas y más sanas estructuras basándonos en el respeto y el amor por nuestra integridad.

Año 4 (Nuestra necesidad de controlar) / Mes 8  (La cosecha de lo que hemos manifestado)

En abril Mes 8 el proceso de transformación pide ser materializado, la necesidad de cambiar nuestros patrones de manifestación centrados mayormente en el logro material únicamente por conseguir el logro material ya no serán suficientes, aprenderemos a revisar nuestras sensaciones y nos daremos cuenta de que SI!! efectivamente hemos logrado mucho, los éxitos profesionales y los trofeos ya están colgados en nuestra pared y son abundantes, pero aun así seguimos corriendo tras la siguiente meta sin descanso, sintiendo un vacío y una incomplitud interior.

Nuestras ideas asociadas al logro empezarán a cambiar, será necesario incluir el propósito espiritual en esta carrera por alcanzar el éxito para alejarnos de la sensación de fracaso que genera el solo atrevernos a pensar en “frenar, parar y vivir tranquilo y en paz”, como si esto fuera una cosa de locos.   Cada vez más buscaremos lograr una sensación de satisfacción y plenitud, inspirados en buscar una vida más pacifica, regresando a modelos más simples, poniendo atención en nuestro cuerpo, nuestra salud, nuestro entorno, nuestra familia. regresar a lo esencial a lo importante desde un ser más auténtico y feliz.

Abril nos impulsara a liberar el sentido de sometimiento hacia esta constante sensación de vacío e incomplitud generada porque dejamos de escuchar lo que nos estaba pidiendo nuestro corazón, nuestro ser auténtico y nos enfocamos simplemente a buscar cubrir una necesidad de estabilidad o de control haciendo las cosas por obtener un triunfo material que llenara una expectativa ajena a todo aquello que realmente nos gusta y nos hace felices.

Abril nos enfrentará a la ruptura de nuestras más inminentes necesidades de control así que allá donde más necesites estar en control será el área de tu vida donde más crisis y confrontación sentirás en tu camino hacia el cambio.

Pregúntate: ¿Dónde se encuentra tu mayor miedo a perder el control?

  • Tu relación con tu pareja
  • Tu área de trabajo
  • Tus hijos
  • Tu imagen de éxito ante los demás

El Mes 8 nos dará la fortaleza de deshacerlas y darnos cuenta cada vez más de como esas necesidades de control nos estaban alejando de lo que realmente nos produce alegría, gozo, pasión por vivir y nos conecta con nuestro propósito humano.

A lo largo del Mes 8 estaremos muy conscientes de la verdad de lo que hemos tenido que sacrificar por cumplir con esta necesidad de estabilidad, economía y prestigio o de la necesidad de control sobre los seres que amamos y hemos estado alejando cada vez más por buscar aprisionarlos dentro de nuestro miedo a perderlos.

¿Qué sueño abandonaste por cumplir las expectativas de logro y éxito de tu clan?

¿Qué sigues sacrificando por no incumplir con esta idea del “deber ser” obsoleta en tu vida?

Este sacrificio de renunciar a lo que realmente amas llega a reclamar tu atención. Que estas postergando por seguir en el control y alcanzar la expectativa de triunfo que asumiste y a la que te comprometiste desde tu historia de vida, solo cuestiónate si ¿Aún sigue siendo lo que realmente quieres? Si no es así empodérate y haz los cambios necesarios para obedecer a tu corazón.

 

MAYO – MES 9Culminaciones, cierres y fin de un camino”

Morir para renacer, queda expuesto el final de una forma de ser para abrirnos paso a una nueva existencia, será separando lo esencial de lo no esencial.

Año 4 (Nuestro piso y estructuras) / Mes 9 (Fin de una forma de ser y hacer)

Para mayo Mes 9 ya se habrá generará el vacío y espacio necesario para, comenzar la despedida de una etapa en la vida de todos, los meses 7(marzo) y 8 (abril) cumplieron su propósito, seremos invitados a construir nuevas formas y creencias para formar una nueva visión de vida. Sin embargo, si queremos lograr esto necesitaremos darle paso a la muerte de todo un sistema de estructuras obsoletas tanto en el exterior a nivel colectivo como en nuestro interior, morir para renacer, explorando nuestro miedo a no pertenecer y salir del esquema establecido centrándonos demasiado en el logro externo. Mayo trae la muerte de los esquemas familiares, sociales, culturales y personales que ya no podemos sostener. El desafío será centrado en confrontar nuestros sistemas más arraigados de pertenencia a lo establecido para ir en busca de una vida más libre y autentica.

La enseñanza del Año 4 es acerca de construir en base a una voluntad de hierro, si mantenemos el esfuerzo a través de los desafíos, para finales de 2020, habremos hecho progresos significativos hacia metas importantes de la vida, y pondremos nuevas estructuras de apoyo que perdurarán durante mucho tiempo.

Coopera con las tendencias propuestas por la energía colectiva y reflexiona sobre esta propuesta que nos hace la vida para poder finalmente darnos la oportunidad de crear una vida más estable y armónica de acuerdo a nuestros deseos mas profundos.

Laura L. Rodríguez.

 

 

 

 

Deja un comentario