La Numerología ... Una brújula para guiar tu vida

¿Por qué me cambié el nombre?

¿Por qué me cambié el nombre?

Por Isabell Torres

¿Qué hay detrás de cada letra de nuestro nombre?

El 30 de enero 2016 me decidí; y modifiqué mi nombre.

Era una transformación importante, pero valía la pena.

Cuando hice el cambio en mis redes sociales y al firmar documentos y artículos periodísticos como Isabell, con doble L, mi familia, amigos y conocidos no tardaron en verme de manera inquisitiva.

Me tacharon de chiflada o pensaron que atravesaba por alguna crisis de la edad.

Pero no era así.

El quitar mi primer nombre y agregarle una letra a Isabel, era un cambio bien pensado, planeado y con bases muy firmes.

Todo empezó hace más de un año cuando mi vida dio un fuerte y doloroso vuelco. Intentando buscar respuestas acudí a cuanto terapeuta tradicional y holístico fueran necesarios, quería los por qués y soluciones rápidas. Nada.

Un buen día (de esos karmáticos en los que todo pasa por algo) encontré en Facebook el anuncio de un curso sobre Numerología. No supe cómo pero cuando caí en cuenta ya estaba instalada en el asiento de hasta adelante un sábado muy temprano escuchando hablar sobre algo de lo que yo jamás había oído: la influencia de los números en tu vida.

Debo reconocer que siempre consideré las matemáticas un tanto inútiles en mi vida, hoy me fascinan los números.

Ellos me han dado las respuestas y explicaciones de cuanto proceso he pasado en la vida, del por qué soy como soy, de cómo es que la gente siempre me ha considerado fuerte, hermética, desconfiada y antisocial, cuando en realidad ni una pizca soy así.

Lo más valioso, me ofrece una pista de mi porvenir, de la misión que tengo en la vida y de cómo poder lograrla.

Por eso le dije adiós a mi primer nombre y le puse una L al final del segundo. Suena una locura… me voy a explicar.

La L que marcó la diferencia

Esos sábados en la tarde aprendí que los números están en todas partes.

A eso se le llama numerología, y los seres humanos tenemos dos marcas profundas desde que nacemos: nuestra fecha de nacimiento y el nombre.

Y aunque suene descabellado, los números que reflejan lo que dice nuestra acta de nacimiento tienen influencia en nuestra personalidad, destino, el papel que jugaremos en esta vida, las herramientas que tendremos para salir adelante y los obstáculos que enfrentaremos en nuestro paso por esta vida.

Además, la numerología se mueve en ciclos de nueve años y cada uno presenta una lección personal que tenemos que aprender y que marca nuestra evolución.

Mis números de la fecha de nacimiento han marcado desde que llegué al mundo que en mi tercer ciclo de vida yo debía tomar las riendas de mi vida, independizarme, volar con mis propias alas. Y a mis 44 años, cuando estaba por concluir esa etapa, así sucedió.

Pero seguía sintiéndome estancada, aislada. Fue entonces que Laura, mi maestra de Numerología, me sugirió modificar mi nombre. De Alma Isabel Torres pasé a Isabell Torres. Y todo empezó a cambiar.

La L extra a Isabel me ha añadido la energía para funcionar mucho mejor en grupo, atraer conexiones importantes como apoyo y soporte; tener éxito en actividades relacionadas en la comunicación y, sobre todo, estabilidad y la seguridad dirigida al logro de metas.

No soy bruja ni adivina, soy una mujer afortunada al toparse con esta herramienta maravillosa que todo mundo debería conocer.

Como madre de tres, ahora entiendo las personalidades de mis hijos y tengo la posibilidad de saber los retos y oportunidades que tendrán a lo largo de los años que transiten en este mundo.

Y los voy a guiar hasta donde me lo permitan para ayudarlos a potencializar su energía y sean felices.

¿Qué diablos es eso?

Mi maestra Laura Rodríguez dice que la Numerología se ha perfeccionado hoy a tal grado que con ella se pueden descifrar los números que cada persona posee en su nombre y fecha de nacimiento, y con eso lograr que se conozca a sí misma y obtenga una brújula que guíe sus pasos.

“La numerología es una herramienta que te trae informacion muy valiosa acerca de quién eres, qué estas haciendo en el mundo, qué viniste hacer y con qué herramientas llegaste”, explica Laura, quien también da consultoría a empresas utilizando este sistema.

“Te indica el proceso de aprendizaje que sigues paso a paso, esto es lo más maravilloso, te ayuda a darte cuenta del por qué te estan pasando las cosas”.

Por increíble que parezca, esta herramienta te dice cuándo es el mejor año para casarte y esa nueva alianza se mantenga firme y duradera, o cuándo no conviene iniciar la aventura de una nueva empresa.

Laura ha asesorado a compañías en la contratación de personal para colocarlo en las áreas que mejor se desarrollarán tomando en cuenta únicamente sus números personales. Y los resultados en productividad han sido espectaculares.

“Es sumamente aplicable en todas las áreas de tu vida porque te ayuda a entender cómo es la otra persona, y te da el poder o habilidad de apoyar, entender, couchear”, dice la también consultora de empresas.

¿Qué hago en el mundo?

Al realizarte un análisis numerológico se toman en cuenta dos energías muy importantes. Una es la que viene codificada en las letras del nombre completo y que habla de lo que vienes hacer al mundo, cuál es tu propósito, hacia dónde dirigir los pasos para encontrar la verdadera vocación y sentir el reconocimiento, la realización y felicidad.

“Los antiguos numerólogos decían que en el nombre de una persona está escrito su destino y que aquella persona que no sea capaz de descifrar el código secreto de su nombre jamás va a ser plenamente feliz”, indica Rodríguez.

Y la otra energía a tomar en cuenta es la de la fecha de nacimiento, que integra las herramientas con las que cada quien cuenta para desenvolverse, sus potencialidades, capacidades y, obviamente, también sus flaquezas, debilidades o anclajes.

El nombre

A diferencia de la fecha de nacimiento que no se puede cambiar, el nombre tiene la posibilidad de ser mejorado o incluir otras energías para traer a tu vida las cosas que dentro de tu composición numerológica no vinieron incluidas.

El nombre personal contiene tres estimaciones; la que se refiere al escenario en el que te desenvolverás en esta vida; la que te dice qué vienes hacer, el propósito, y qué medio físico utilizarás (familia, cuerpo, casa, oficina), y la que indica la parte de la personalidad que utilizamos para llegar a las metas.

La fecha de nacimiento

Este dato dice qué talentos, habilidades y potencialidades tenemos cada uno de nosotros y descubre los procesos de crecimiento que debemos lograr en la vida. Es la caja de herramientas que te ayuda a construir lo que tu nombre dice.

“Lo puedes vivir en consciencia y tomarlo en tus manos o dejar que el universo lo haga por ti, y cuando esto sucede a veces es sorpresivo o inesperado”, advierte Laura Rodríguez.

Saber lo que indican los números de la fecha de nacimiento da una claridad para entender por qué te gusta hacer algunas cosas o de la compatibilidad que tienes con cierta gente.

“Muchas personas quieren lograr algo porque se les dijo en su familia que debían hacerlo o porque los demás esperan esta realización de su parte y se la pasan luchando por tratar de llegar a eso que puede ser a veces muy desgastante o ambiciosa desde el punto de vista de que no está en su esencia”.

Así que, por ejemplo, pedirle a una persona 2 que sea independiente resultará desgastante y frustrante para ella porque su esencia es apoyar y hacer equipo.

“Con esta técnica entiendes para dónde vas o por qué eres feliz haciendo algo, te da herramientas para tomar las decisiones correctas y te enfocas en lo que realmente te va hacer feliz y en lo que traes para trabajar”.

Hacer equipo

Como nuestra esencia de seres humanos nos lleva a integrarnos a grupos (familia, amigos o trabajo), la numerología nos ayuda a entender cómo funciona cada una de las personas de acuerdo a su energía.

“Sólo necesitas un par de datos, el día y mes de nacimiento de una persona para obtener una cantidad de información impresionante y entiendas por qué con alguien empatizas perfectamente y logras bastantes cosas, o por qué con otra encuentras algún tipo de obstáculo o limitación”, explica Laura.

Al entender esto cooperarás con la energía que te rodea y vivirás en armonía.

¿Y en el trabajo?

La numerología también se aplica en el aspecto laboral. Ayuda a colocar a las personas en los puestos en donde mejor se desempeñarán o hacer equipos de trabajo equilibrados sumamente exitosos al combinar las energías de los empleados.

“Esta herramienta ayuda a saber cuándo es el timing de contratación, o para mover a alguien de puesto, o cuándo darle nuevos proyectos, cuándo involucrarla en nuevos equipos de trabajo, o cuándo dejarlo ir”, describe Rodríguez.

Y al igual que en los nombres personales, este sistema también aplica en la nomenclatura empresarial, así que cada letra influirá en su éxito o fracaso.

Laura recomienda incluir siempre la energía 8, la energía de la cosecha, ya que de esta manera garantizas que en la medida en la que te esfuerces y te involucres en hacer que las cosas pasen, será la medida en la que el éxito y el dinero se manifestarán.

“Por ejemplo Amazon es una empresa que viene a moverse en el mundo de las negociaciones, de la compra venta; empezó vendiendo libros. Es una empresa 7 que se mueve en el escenario administrativo y tiene que ver con el movimiento de la información, con el clasificar, estructurar y organizar cosas de una forma ordenada para que todos tengamos acceso de una forma rápida.

“Y tiene dos energías 8, entonces viene hacer dinero, a generar bonanza, beneficios, de forma estructurada, metódica y sistemática”, ejemplifica Rodríguez.

Tomado de reporteindigo.com

Share Button

 
Comentarios

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Usted debe ser logged in para dejar un comentario.

 
Curso CDMX 8 y 9 de Julio
¡Hazte Numerólogo!
Módulo 1 de la Certificación en Numerología
+52