La Numerología ... Una brújula para guiar tu vida

Letra D: Como primera inicial de tu nombre o apellido

Letra D: Como primera inicial de tu nombre o apellido

Para la Numerología, la suma del total de las letras en el nombre y apellido, determinan el número de ciclos importantes que le tomarán a la persona conseguir abrir su consciencia a lo largo de su vida, cada letra del nombre equivale a un año de vida, que indicará la secuencia que seguirá el proceso de aprendizaje dentro del orden de numérico hasta completar el ciclo de vida del nombre y entonces se volverá empezar nuevamente con la primer inicial.

La primera letra de nuestro nombre es la que predomina por las demás en cada persona, la que más veces oirá durante toda su vida, con la que se sentirá identificado, la que está dando a esta persona una energía especial. Con los apellidos pasa lo mismo pero con menor fuerza, ya que no solemos utilizarlos al nombrar o llamar a las personas, si el apellido se usa como si fuera el nombre, entonces pasaría a tener un gran poder y gran energía, y esta persona reacciona de forma muy diferente

Cada cambio de ciclo se marcará eventos transformadores, evolutivos, radicales, etc. Son momentos críticos de mayor madurez y responsabilidad vital que la persona atraviesa, lo que hará que la primer letra del nombre y apellidos siempre juegue un papel crucial ay que marca la forma en la que cada persona inicia las cosas, como se aproxima a los retos, circunstancias y situaciones que la vida le va poniendo en su camino, el entender el potencial de esta energía te ayudará a dirigir tu enfoque a encontrar lo que estás buscando y a usar el potencial que esta a tu alcance para lograr lo que quieres mañana.

Siembra la semilla correcta para que comas del fruto que has anhelado para tu futuro.

Primer inicial “D”

Si tu primer inicial es la “D” eres determinado, obstinado y persistente, estás capacitado para soportar el trabajo duro y sobreponerte a los obstáculos por tus esfuerzos constantes y concentrados. Eres extremadamente práctico, capaz de manejar y organizar asuntos materiales y te caracterizas por un acercamiento conservador a la vida. Te disgusta tomar riesgos donde tu futura seguridad está en juego. Eres un trabajador duro, sólido y confiable, tal vez algunas veces como un caballo de trabajo. Otros dependen de tu estable fortaleza en los asuntos donde hay que enfrentar el caos o algún obstáculo.

La fuerza y energía que da la letra D, es objetiva, practica y concreta, busca los mejores medios para alcanzar un fin, puede con la presión y espera el mejor momento para ponerse a construir. Tiene gran capacidad para aceptar grandes responsabilidades, por lo que en el plano material: trabajo, proyectos y negocios te llevará siempre a buen fin, triunfando y llegando a la meta propuesta.

Vibración que genera cuando se activa en la tabla del destino:

Etapa que indica un período donde te sentirás dominado desde dentro por una súbita urgencia de avanzar en la vida: podremos ver en toda su realidad los obstáculos que nos impiden materializar nuestras metas, nos demanda enfoque, disciplina, tenacidad y lucha continúa. Se activa un período donde tu capacidad de dominar, y el poder para declarar la guerra y romper tus límites serán activados. Te ubica en el espacio, te dice dónde están tus pies y hacia donde tienes que caminar para conseguir tu objetivo

Recomendación

Deberás trabajar en aquellas áreas donde resistes el cambio y permaneces en la zona de confort, si insistes en aferrarte a lo viejo y te niegas a reconocer lo que es necesario alterar en tu vida durante el período en que se active esta letra en tu nombre, podrás ser obligado a cambiar o se desfavorecerá tu posición profesional, social, tu salud o tu económica actual haciéndote pasar por un período de inestabilidad.

Arquetipo asociado

Cuarta letra. Dominada por una barriga exterior desmesurada, mantenida en una rigidez interior por una columna procedente de la tradición… La ambigüedad de esta letra es evidente. Se trata de la lucha entre el ser profundo y el brillo que expresa. Su presencia implica una búsqueda de equilibrio constante.

La dimensión afectiva es importante por la amplitud del volumen cerrado, pero es restringida, suelen quedar atrapados en un cuadro de encierro emocional y les costara expresar sus emociones. Choca con el rigor (la barra) y puede perder su espontaneidad. Se trata de una energía que intenta imponerse en todos los ámbitos.

Los niños necesitan muchos signos de afecto. Será importante observar que no eviten el vivir su niñez ya que tienden a sobrepasar etapas, dejando a su niño de lado.

Share Button

 
Comentarios

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Usted debe ser logged in para dejar un comentario.