“La Justicia Divina”

Claves

  • El cuerpo, la copa, el “contenedor”
  • La acción de recibir, de acoger
  • Vencer la inercia
  • Triunfar sobre la cólera, la frustración, la rebeldía

La undécima carta del Tarot es “La Justicia Divina”, es decir, el karma aplicado. Varias cosas se conjuntan aquí: facultad para sembrar la armonía y el concepto de igualdad en su entorno, adaptación a los acontecimientos, lucha por la verdad y la integridad, relación con situaciones o personas que tienen que ver con leyes y justicia. Puede haber separaciones, divorcio legal.

En el sentido más elevado, se obtendrá la comprensión de La Ley, que es la clave número 11, la cual viene precisamente detrás de la Rueda de la Fortuna, que es la de la vida, y con ello la asimilación de que todos somos observados con los ojos de la Verdad y todos seremos “pesados” en la balanza de la Justicia Divina. La mirada profunda de esta figura es por sí sola como para inducir al examen. Se dice que, posteriormente, nuestra aspiración nos conducirá a descubrir dentro de nosotros la Balanza, la Justicia y la Ley.

El número 11 nos indica que es necesaria una acción en el plano material. Quizá hay que canalizar una energía de cólera en una dirección constructiva a la escucha del alma o bien, hay que triunfar sobre una cierta pereza física, psíquica o espiritual.

Nos conduce a la consciencia vivida de que el cuerpo es un templo sagrado y nos franquea el camino para permitirnos entenderlo y amarlo.

Lee el siguiente mensaje, cierra tus ojos y reflexiona:

“Es el momento de actuar. En una situación de peligro, el miedo puede paralizar todo movimiento, pero tú puedes elegir escuchar a la voz de tu alma en toda circunstancia y lanzarte todavía más y más aún.

No dejes que el movimiento de vida se paralice en ti, no te desanimes. La salida del laberinto esta dentro de tu Ser. Ahí esta el secreto. Y si a veces, la niebla parece invadir tu espíritu y frenar tu impulso, llámame y ahí estaré”

Deja una respuesta