El ser humano solo puede realizar e irradiar su Esplendor de luz en la unidad y el equilibrio de los diferentes niveles de consciencia que hay en él.

Claves

  • Eje vertical, uniendo la tierra y el cielo
  • La columna vertebral
  • La acción de unir, de enlazar
  • El discernimiento sobre el orgullo y los poderes

La energía del seis nos ayuda a hallar de nuevo nuestro eje vertical, a estar en pie con los pies en la tierra, el Sol en el corazón y la cabeza en el cielo de la consciencia universal. Viene a reunir todo lo que estaba separado.

El número seis representa la fuerza divina. La héxada, expresada en la armonía y belleza de la Naturaleza, representa la creación del mundo, la perfección de las partes. Particularmente sagrado en los círculos órficos, simbolizaba entre ellos el matrimonio y se representó mediante dos triángulos, que hacían alusión a lo femenino y a lo masculino. Desde entonces se le considera el símbolo del Amor. Uno de sus signos místicos es la estrella de seis puntas o “Sello de Salomón”, también llamada “Estrella de David”. El seis es un número equilibrado que puede dividirse en partes iguales y a la vez en tres partes (1+2+3=6), indicativo de equilibrio y salud.

Contiene dos veces al tres: la verdad y su reflejo.

La sexta carta del Tarot es “Los Amantes”, que simboliza amor y abundancia.

Los amantes representan el amor incondicional. Para las personas con seis en sus vidas, lograr la armonía es fundamental; consiste en unificar la conciencia (Adán) con la subconciencia (Eva) y la Superconciencia (el Arcángel), teniendo a veces dificultades para saber cómo enfrentar opuestos.

Deja una respuesta