Números ausentes

Son las energías numéricas que no aparecen en los números de tu Pináculo. Por lo que tienden a ser energías que se disparan y expresas sin control: Extremadamente presentes o en Ausencia total.

Son importantes porque generalmente corresponden a una cualidad o herramienta que te hace falta y para la cual no estas habilitado en forma efectiva, es decir, se te sale de las manos, no sabes cómo enfocarla o dirigirla en forma exitosa. Así que durante el transcurso de tu vida puede representar un obstáculo, por lo que tendrás que hacerlas conscientes para irlas adquiriendo e incorporando a tus fortalezas.

Número Ausente (T): 6

No tener seis en tus números te genera una sensación de desnutrición emocional, estarás siempre en busca del afecto perfecto, “El amor que pides” nunca será igual a “El amor que das” puede indicar una tendencia a que tu deseo por dedicarte al cuidado y bienestar de los demás te sobrepase y no sepas encontrar el justo medio entre “EL dar y el recibir”, llevando muchas veces tu gran capacidad de solidaridad y servicio hasta el servilismo y el sacrificio por el otro. Nunca te quisieron tanto como tú los quisiste, al menos desde tu sentir esto será lo que reflejes.

Otra faceta de la ausencia del 6 es la falta de una sana relación con mamá, ya sea que se presente en exceso de madre (sobreprotección) o en toxicidad de esta relación mamá-hijo (no me puedo relacionar con ella) por lo que temes tomar las responsabilidades de un hogar y de asumir la creación de tu propia familia. La carencia de madurez emocional estará presente en todas tus relaciones, el crecer y asumir tu vida puede ser un tema que te cueste trabajo, tu gran necesidad emocional, pide y pide y pide afecto sin medida, lo que puede volverte insaciable y asfixiante para tus seres queridos.

Puedes negar tus propias necesidades hasta incluso llegar al sacrificio de las mismas por las de tu familia y sentir poco interés en el bienestar de las personas de tu comunidad. Trata de desarrollar más amor con respecto a los demás y comprende que el toque personal y caritativo es más valioso que cualquier regalo estrictamente material que puedas dar.

Tendencias fuertes al exceso de carga de responsabilidades del grupo al que pertenece (familia, amigos, colaboradores, empleados, etc.), con grandes etapas de altibajos emocionales y conflictos sentimentales. Esto habla también de un exceso de control sobre sus seres queridos corriendo el riesgo de alejarlos y asfixiarlos. Gran tendencia a los apegos y a aferrarse al pasado, su lección será aprender a amarse y ponerse en primer lugar de su lista de prioridades antes que a ningún otra persona

Recomendaciones: Deberán tomarse el tiempo necesario para cultivar su propio valor y amor propio, dentro de su estructura personal y en su vida privada, el tema a aprender será el merecer y recibir. Pero deberán aprender a convivir en equilibrio, apoyo y solidaridad con ellos, evitando asumir toda la responsabilidad emocional del grupo.