Números ausentes

Son las energías numéricas que no aparecen en los números de tu Pináculo. Por lo que tienden a ser energías que se disparan y expresas sin control: Extremadamente presentes o en Ausencia total.

Son importantes porque generalmente corresponden a una cualidad o herramienta que te hace falta y para la cual no estas habilitado en forma efectiva, es decir, se te sale de las manos, no sabes cómo enfocarla o dirigirla en forma exitosa. Así que durante el transcurso de tu vida puede representar un obstáculo, por lo que tendrás que hacerlas conscientes para irlas adquiriendo e incorporando a tus fortalezas

Número Ausente (T): 2

No tener dos en tus números indica que tienes una tendencia al desequilibrio en cuestión a tus relaciones, puede ser que dependas en exceso de tus vínculos (No tener llenadera) o que no confíes y no te entregues, la integración con la pareja o con el grupo sea realmente un tema difícil para ti. Se dice que se vivirán muchos adioses a lo largo de la vida. Tomará un gran esfuerzo poder confiar en los demás aparte de que te encontraras constantemente en la búsqueda de una pareja con quién compartir tu vida. Vives en tu propia realidad, viendo cosas que en realidad no están pasando. Sueles sentirte no aceptado, o que por lo menos las personas a tu alrededor no te aceptan por completo.

Dentro de las conductas más recurrentes de una ausencia de 2, está la tendencia a volverte asfixiantes y poco considerado hacia los demás perdiendo tu habilidad de cooperación con otros, incapaz de aceptar puntos de vista diferentes al tuyo.

Generalmente exalta una personalidad muy tímida o introvertida, hasta el punto de eludir las compañías, también puede representar falta de reconocimiento de tu propio valor. La forma de saber si aún no has resuelto esta ausencia es el aprender a hacer sanas vinculaciones, es decir, permitir que otros te ayuden o te apoyen sin que esto represente para ti un signo de debilidad, aprendiendo así a integrar en tu vida el lado femenino (Vibración 2) que te invita a aprender a recibir siendo paciente y esperando que la persona correcta llegue en el tiempo perfecto sin que seas tú el único que lleve todo el peso de tus relaciones en tu espalda.

Recomendaciones: Deberás empezar a escucharte a ti mismo y desarrollar una consciencia sensible hacia tus propias necesidades, aprender a oírte y reconectarte con tu parte femenina (receptora, pasiva, paciente, sensible, emocional, etc.) dejando de sentirte la víctima de todos.

Dejar de crear relaciones tóxicas y entregar el control de ti mismo al otro. Deberás dejar de esperar que los demás te den y deberás empezar a darte a ti mismo. Igualmente será necesario aprender a ser flexible con quienes te rodean, dejar que las relaciones progresen sin estar necesariamente bajo tus propios términos.

Otro aspecto a resolver es dejar de usar “La mente negativa” o “EL cómo no se puede”, ya que esto siempre te llenará de dudas, y temor porque ves los obstáculos antes de que pasen y te dejas dominar por la emoción y por lo tanto te congelas y no confías.

Se obediente a ti mismo: Aprende a detener tu mente negativa, y deja de pensar que no estas habilitado para tener éxito por ti solo.