Ser Inferior: “La estrategía que uso para salirme con la mía”

  • (Q) Ser inferior generado por herencia de familia
  • (R) Ser inferior desarrollado por ti mismo
  • (S) Ser inferior inconsciente

Todos tenemos lugares secretos de vergüenza, creencias infantiles sobre nuestra “maldad”, culpa real y adulta sobre nuestros pecados, pensamientos perversos, fantasías de venganza.

El Ser inferior se refiere a la idea negativa dirigida y pensada estratégicamente para ser usada como arma secreta para obtener lo que deseamos según nuestros términos y condiciones.

El Ser Inferior es una defensa a los dolores profundos de la infancia, a la vulnerabilidad y al sentido del victimismo. A menudo queremos desconocer o justificar nuestra negatividad, pero un punto crucial en la sanción espiritual es reconocer nuestro Ser Inferior, aceptando la obscuridad como algo nuestro. Al ceder el orgullo, se abre la razón y la humildad. Se sana la infelicidad en su origen. La creencia nos mueve a darle la espalda al mal y huir de sus manifestaciones. Al negar el mal en nosotros, permitimos que crezca. Debemos encararlo y sacarlo a la luz de la conciencia. Al rechazar el mal, rechazamos la energía vital creativa dentro de él, que se puede transformar a nuestra disposición al tomar conciencia de él.

Ser inferior: 1

EL ser inferior 1, generalmente se asociada a la frase “divide y vencerás”, y es la conducta que sueles usar para poner las cosas a tu favor, aprendiste en casa que para obtener lo que deseas o ambicionas necesitas disolver las uniones existentes, o desacreditar a aquellos que estén en posiciones de mayor autoridad o poder que tú.

La energía 1 te acentúa como características atrayentes de los demás hacia ti: la terquedad, falta de tacto, egoísmo, imposición, desprendimiento y esplendidez, encanto masculino, agresividad, penetración, manipulación, materialismo, inteligencia ágil, carencia de escrúpulos, cinismo.

Además de jugar en la posición de solucionador, haciendo que todos dependan de ti para garantizar de esta forma que tu dominación del otro está segura y que tienes el control en tus manos.