La Numerología ... Una brújula para guiar tu vida

La Luna como guía en la salud.

La Luna como guía en la salud.

¿Como se usa la Luna como brújula para planear una intervención quirúrgica?

Los movimientos de la Luna son muy significativos ya que nos muestran el timing, es decir, nos muestran el momento justo o ideal para alcanzar un propósito, es decir, te dice cuando deberás realizar o dejar de hacer determinada tarea relacionada con el tránsito de la Luna de ese día.

La Luna tiene que ver con la cantidad de líquidos que se mueven en el cuerpo, por lo tanto también con la sangre que va a circular por la parte del cuerpo que rige el signo zodiacal de ese día.

Al estar ahí la Luna nos dice que esa parte del cuerpo va a estar en mayor actividad sanguínea y por lo tanto en mayor riesgo de sufrir hemorragias o derrames,  es por eso, que se deben evitar las intervenciones quirúrgicas ese día en esa zona del cuerpo y agendarlas para otro día mas beneficioso.

En la India antigua los cirujanos no querían operar cuando la Luna estaba en su fase llena y aplazaban todas las operaciones hasta que ésta estuviera menguando; consideraban que era lo adecuado para así evitar cicatrices innecesarias.

Según la medicina china  “el hombre es una antena entre el cielo y la tierra”, con lo cual siempre permanecerá bajo el control de las leyes del universo y bajo la influencia de los astros. Cuando se vaya a tratar médica o quirúrgicamente alguna parte del cuerpo, evitar que la luna esté transitando por el signo que rige esa parte del cuerpo.

Las civilizaciones antiguas creían seriamente que todo lo que se haga para embellecer la zona del cuerpo que está regida por el signo del zodíaco en que la luna se encuentra transitando en ese momento, tendrá un efecto doblemente beneficioso.
Todo lo que hiera (intervención quirúrgica) la zona del cuerpo que está regida por el signo del zodíaco en que la luna se encuentra transitando en ese momento, tendrá un efecto doblemente perjudicial.

Partes del cuerpo que rigen los signos del Zodiaco

Aries: Cerebro, cráneo, ojos, cara, mandíbula.

Tauro: Cuello, tiroides, timo, orejas, vértebras cervicales.

Géminis: Aparato respiratorio, hombros, brazos, manos, sistema nervioso.

Cáncer: Aparato digestivo, boca, esófago, estómago, las mamas.

Leo: Aparato circulatorio, corazón, la espalda.

Virgo: Región abdominal, intestinos, bazo.

Libra: Aparato urinario, riñones, región lumbar.

Escorpio: Genitales, próstata, recto, pubis, la nariz.

Sagitario: Caderas, muslos, coxis, región sacra, nervios ciáticos, el hígado.

Capricornio: Sistema óseo, rodillas, piel y cabello.

Acuario: Piernas, tobillos y pantorrillas.

Piscis: pies, ganglios, sistema inmunológico.

Además,  se debe checar la etapa de la Luna en el momento:

Luna Nueva: Tiende a ocultar las cosas, por lo tanto se puede  dejar cosas sin terminar o inconclusas, en este tiempo se pueden olvidar cosas dentro del cuerpo que esta sufriendo la operación.

Luna Llena: Es luz por lo que uno descubre cosas que no se veían.  Aquí puede funcionar muy bien: psicoanálisis, terapias, diagnósticos,  exploraciones y todo lo que tenga relación con encontrar la causa raíz de algo.

Cuarto creciente: tiempo para suministrar sustancias nutritivas y fortalecer las zonas del organismo regidas por el signo que se encuentre transitando la luna;

Cuarto menguante: tiempo para eliminar sustancias tóxicas y fortalecer las zonas del organismo regidas por el signo donde se encuentra transitando la luna.
Esta información no es una receta. Sólo su propia observación podrá revelarle su alcance y utilidad.

 

Share Button

 
Comentarios

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Usted debe ser logged in para dejar un comentario.

 
Curso CDMX 8 y 9 de Julio
¡Hazte Numerólogo!
Módulo 1 de la Certificación en Numerología
+52